Graciela Rivera – Aniversario 91 del Natalicio de la primera boricua en protagonizar una Ópera en el Met de Nueva York

Un día como hoy, hace 91 años, nació en Ponce, Puerto Rico, la primera boricua en obtener el papel principal en una producción de la mundialmente prestigiosa Metropolitan Opera of New York: la Dra. Graciela Rivera.

Esta virtuosa del Bel Canto, nacida en la Ciudad Señorial, la cuna del “Tenor de los Reyes y Rey de los Tenores”, fue reconocida desde muy joven como una prometedora cantante con un talento descomunal. Haciendo alarde de su “voz de ángel”, Rosalinda comenzó a cantar en la Escuela Superior Central en el distrito capitalino de Santurce, en San Juan.

En 1941, se casó con el amor de su vida, Joseph Zumchack. En tiempos en que el matrimonio comúnmente concluía las carreras de las mujeres debido al machismo y las restricciones sociales que imperaban con mayor fuerza que hoy en día, resulta admirable que Graciela continuó cultivando su carrera y no abandonó su pasión por el canto y la ópera.

Así pues, Graciela cultivó su inmenso talento innato al cursar estudios en la Escuela de Música Julliard, uno de los institutos más reconocidos y competitivos en todo el mundo por su labor docente de excelencia en prácticamente todas las áreas de la músicas, las artes escénicas y el baile.

Luego de trabajar con la Cruz Roja y llevar a cabo espectáculos con la “United Service Organizations” (USO) durante la Segunda Guerra Mundial y protagonizar varias producciones en Broadway, Graciela obtuvo el papel de su vida.

Según lo narra la Fundación Nacional para la Cultura Popular, Graciela, quien para 1952 ya era considerada una de las mejores sopranos del mundo:

“… se convirtió en la primera puertorriqueña en cantar [en un papel protagónico] en el Metropolitan Opera House al debutar en esta sala en el papel principal de la obra ‘Lucia di Lammermoor’. Dos años después protagonizó el estreno mundial de la ópera “I Pescatori” de Jacopo Napoli en Nápoles, Italia.”

Por su gran gesta histórica y majestuosa al tope del mundo de la Ópera, Graciela fue honrada con el galardón de “Ciudadana del año” por la ciudad de Nueva York.

Además de incontables otros éxitos y aportaciones al mundo de la música y de la docencia, allá para 1956, Graciela hizo su debut como cantante principal de una producción en suelo borincano, cuando fue la figura estelar en un espectáculo en el Teatro de la Universidad de Puerto Rico (UPR) junto al distinguido coro de la universidad pública de nuestro país. Resulta interesante que, para ese entonces, uno de los cantantes en el coro era el prometedor cantante y la figura cimera de su generación en Puerto Rico, el gran Justino Díaz.

Hoy, en el 91 aniversario del natalicio de nuestra soprano Graciela Rivera, le rendimos tributo y honramos su memoria, por su gesta que puso en el alto a Puerto Rico alrededor del mundo y por ser una de las pioneras de las Artes de la Nación Puertorriqueña.

“Enalteciendo la música puertorriqueña no le estamos haciendo un favor a nadie. Nos estamos haciendo un favor a nosotros mismos. …

La música es eterna, eterna como la sustancia del jíbaro en el tiempo y el espacio.”

-Abelardo Díaz Alfaro

http://www.noticel.com/noticia/122233/que-paso-hoy-video.html#.T41ZixA062g.twitter

 

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.